Caos, un simpático hurón, vino a la consulta por un dolor abdominal muy fuerte

Caos, un simpático hurón, vino a la consulta por un dolor abdominal muy fuerte

Caos, un simpático hurón, vino a vernos a nuestra clínica veterinaria en Cáceres porque notaron que el pobre tenía mucho dolor abdominal. Y no es para menos, con la que tenía preparada en el estómago.

Y es que Caos tenía una impactación tremenda en el estómago (una acumulación de contenido que no es capaz de pasar del estómago y que el animal tampoco podía vomitar). Cuando vino a consulta el pobrecito no podía casi ni moverse del dolor abdominal tan grande que tenía. Y una vez diagnosticado (su exploración correcta, las radiografías que nos confirmaron que estaba impactado y sus analíticas correspondientes) lo primero que hicimos fue estabilizarlo. Y lo siguiente fue actuar con celeridad para quitarle todo lo que tenía en el estómago.

Cualquier problema de obstrucción intestinal o de impactación en el estómago es una urgencia en un hurón. 

¿Por qué tanta prisa? Porque con una impactación (y un posible cuerpo extraño que sospechábamos en el estómago) el riesgo de que se produjera un torsión de estómago estaba a la vuelta de la esquina. Y una torsión de estómago es una urgencia vital que debe resolverse en muy muy poco tiempo (2-3 horas máximo). Antes de que fuera a más decidimos intervenirlo. Y gracias a eso Caos superó el problema. Tan tan bien se recuperó que en tan solo 8 horitas después de la cirugía ya quería mimos y tenía ganas de jugar.

¿Qué le encontramos en el estómago? Pues una amalgama de comida con algo mucho más denso (que creemos que era espuma de alguna cama o algún sofá) mezclado tan fuerte con la comida que apenas se desmenuzaba. Y el estómago lo había intentado digerir todo, pero eso era misión imposible. Sin la cirugía el pobre Caos habría muerto irremediblamente. Tuvo mucha suerte, pues cuando lo operamos la pared del estómago estaba justo empezando a dañarse. Unas horas más y se hubiera producido una necrosis (muerte del tejido) del estómago. Y las posibilidades de supervivencia de los hurones (o de cualquier otro animal) con daños severos en intestino bajan considerablemente.

Las imágenes de lo que le sacamos os las dejamos aquí (muy agradables no son… jeje). Pero creemos que es importante que se vean para que los propietarios de todos los hurones que están en casa se conciencien de que cualquier cosa que puedan coger, los hurones las cogen y muchas veces se las comen. Aunque nunca lo hayan hecho antes. En el vídeo que hay más abajo podéis ver a Caos esa misma noche tras la operación, a la hora en que le tocaba la medicación y la limpieza de la jaula. Todo un tunante dispuesto a hacer de las suyas de nuevo 😉

La cantidad de material semi digerido que sacamos del estómago fue tremenda en Caos. Tenía el estómago casi 3 veces más grande de lo normal.

Nunca supimos exactamente qué más había aparte de las porciones de comida que se veían. Pero sabíamos que había algo más por la textura al sacarlo del estómago, pues estaba todo unido formando un todo que el pienso por si solo no puede formar.

Si tenéis un hurón, sabréis que son como aspiradoras con pelo. Van por casa enredando a todas horas (es su deber como buenos hurones 🙂 ) y todo lo que encuentran a su paso desaparece misteriosamente. Y aparece mágicamente en sus estómagos… El problema viene cuando producen algo como lo que hemos descrito unas líneas más arriba o cuando ese cuerpo extraño en intestino produce una obstrucción. Es igualmente grave y la única solución en el 90 % de los casos es operar.

Los hurones no suelen mostrar signos de dolor típicos. Es importante identificar sus gestos de dolor. 

Los remedios caseros a base de laxantes son experimentos que la gran mayoría de las veces salen mal. Y si hay sospecha de una obstrucción intestinal es recomendabla acudir a la consulta de un veterinario de exóticos a la mayor brevedad. En estas patologías el tiempo es la clave para hacer que nuestra mascota tenga un final feliz. Si notas que tu hurón intenta vomitar, abre la boca y tiene arcadas, está muy arqueado y/o le duele mucho al cogerlo o tocarle el estómago no lo dudes. Acude a tu veterinario. Acuérdate que los hurones muchas veces no se quejan como otros animales. Es difícil que chillen si les duele. Se suelen quedar más quietos y en posturas extrañas. Es por eso que es importante conocer los signos de dolor en hurones.

Y para ello, desde Remevet han hecho una imagen que vale más que mil palabras y que os dejo aquí junto a un enlace a su página de facebook. ¡Espero que os sea de utilidad!

7 mayo, 2019 Clínica veterinaria, Exóticos, Novedades y noticias, Pequeños mamíferos

Estamos utilizando cookies de terceros para estadísticas. No se mandará información personal. Más Información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar